Juan Grabois, en busca del kirchnerismo ideológico

Por Lucas Fullana y Santiago García

En menos de 24 horas, Juan Grabois pasaría de anunciar que bajaba su precandidatura a juntar miles de avales para retomar su carrera presidencial. ¿Qué Recursos de Poder lo hicieron posible?

Los Recursos de Poder (RP) son fundamentales para comprender cómo estos líderes logran generar o no transformaciones institucionales, económicas, políticas y sociales, así como para validar o no sus mandatos en un contexto definido. En esta nota analizaremos desde donde inicia su precandidatura presidencial Juan Grabois.

Imagen: https://www.tiempoar.com.ar


Juan Grabois graba un video el 23 de junio por la mañana y lo sube a sus redes. En el mismo, anunciaba que bajaba su precandidatura para apoyar la fórmula que encabezaría Wado de Pedro junto a Juan Manzur, el otro Juan XXIII. Pero por la tarde, el peronismo anunciaba su fórmula de unidad: Massa sería el candidato a presidente del ahora “Unión por la Patria”. En un tono que lo notaba molesto, Grabois anunciaba que retomaba su camino presidencial, que juntaría los avales necesarios en menos de 24 horas y se presentaría en las PASO, dentro o fuera del espacio oficialista. Su slogan de campaña “Argentina Humana” busca conjugar sus RP con una estrategia de captación al voto ideologizado del kirchnerismo, que recela de la opción de Sergio Massa que su propia conductora avaló.


Finalmente, Grabois logró juntar los avales, y en una fuerte señal de apoyo del kirchnerismo, se le habilita no solo presentarse como precandidato a presidente, sino también poder compartir toda la boleta de UxP en todo el país. Lo que hasta hace unos días era vetado para el exvicepresidente, dos veces gobernador y candidato

presidencial en 2015 Daniel Scioli, Juan Grabois lo había podido conseguir de una manera llamativamente veloz. ¿Cómo hizo Grabois para, sin ser ni considerarse peronista, hacer que el peronismo tenga primarias a presidente por primera vez desde 1989, cuando Carlos Menem desafío y triunfó frente a Mario Cafiero?


Sin dudas, Juan Grabois dispone de algunos Recursos de Poder que le posibilitaron participar por primera vez, a sus 40 años, de una precandidatura presidencial que parece movilizar a más sectores de los que en principio se creía. Por empezar, cuenta con un interesante RP estratégico, que le ha permitido constituirse como una personalidad política con peso propio, cercano a los espacios de poder dentro del kirchnerismo, con capacidad de instalar temas en agenda, con posibilidad de participar del debate público a través de una serie de consignas directas, bien pensadas y formuladas a través de un discurso bien construido, y también producido.


Otro RP interesante con el que cuenta Grabois es el RP social. Su construcción histórica se sostiene en el Movimiento de los Trabajadores Excluidos (MTE) y en la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), dos organizaciones sindicales que agrupan a diferentes cooperativas de trabajo a lo largo y ancho del país, tanto de las ramas de construcción, recicladores urbanos, rural, liberados y socio comunitarios. Estos miles de trabajadores informales organizados le permiten a Grabois tener una red de trabajo social en todo el territorio, con la cual intentará pelear el voto de los trabajadores cooperativistas, o como el mismo los llama, los descamisados del Siglo XXI. Asimismo, su trabajo conjunto con el entonces arzobispo de Buenos Aires Mario Jorge Bergoglio y futuro sumo pontífice de la Iglesia Católica, le permitió acceder a los medios de comunicación, así como acceso a financiamiento de las organizaciones sociales en donde se desempeñó. Esta situación, lo convirtió en una suerte de “vocero” ante los medios de comunicación tradicional, particularidad que aprovechó en cada caso para debatir/interpelar a la sociedad televisada de una agenda progresista federal.


Por otro lado, Grabois tiene algunos aspectos débiles que deberá intentar contrarrestar en estos últimos días de campaña. Grabois cuenta con un magro RP institucional, más allá de ser el referente del Frente Patria Grande, un partido ubicado en la órbita del kirchnerismo que cuenta con representantes legislativos a nivel nacional y en la Ciudad de Buenos Aires, ya que el peronismo con poder territorial e institucional (principalmente gobernadores e intendentes) se ha encolumnado detrás de la formula Massa – Rossi. Un ejemplo de esto es la presencia de la propia Cristina Fernández de Kirchner en dos actos junto con Massa, mientras que no lo ha mencionado a Grabois desde la confirmación de las PASO. Sin embargo, Grabois ha logrado que algunos intendentes y gobernadores lo reciban en sus territorios y realicen algunas recorridas y publicaciones a su lado. Además, Grabois cuenta con tan solo tres diputados nacionales, dos por la Provincia de Buenos Aires y uno por la Capital Federal, de los cuales solamente una, Natalia Zaracho, está en un lugar “expectante” en la próxima elección.


En cuanto a los RP ciudadanos, deberá verse en las PASO si el poder territorial y de movilización de los Movimientos Sociales puede plasmarse en un buen porcentaje de votos que le permita a Grabois instalar su agenda y reivindicaciones en la plataforma hacia las generales de UxP. Por último, los RP financieros parecen pocos frente al “aparato” peronista y de otros partidos políticos que compiten en esta elección, aunque la ausencia de dinero parece estar siendo suplida de manera interesante por una potente campaña virtual a través de las redes.


Para finalizar, planteamos una duda de cara al resultado de las PASO. En un primer momento, la estrategia de permitir a Grabois participar de las primarias parecía acertada, ya que esta buscaba evitar que algunos desencantados con la formula oficialista encabezada por Massa voten por otras opciones, tanto de izquierda como en blanco o directamente abstenerse. Sin embargo, la estrategia oficialista de constituir a Massa como el candidato individual más votado en las PASO puede verse complicada en caso de que el candidato de los movimientos sociales consiga un mayor porcentaje de votos que el previsto. En caso de que Grabois no saque entre 3 y 5 puntos, sino entre 5 y 8, y esto haga que Massa no sea el candidato individual más votado en las PASO, el objetivo principal que se buscaba con la fórmula de “unidad” del oficialismo habrá sido errada, y las consecuencias que se querían evitar posterior a las PASO podrían volver a preocupar al gobierno.


De esta manera, en las PASO podremos ver si Grabois consigue, luego de esta primer gran hazaña de habilitar primarias en el peronismo después de 34 años, la segunda y mayor hazaña de conseguir un aceptable porcentaje de votos que le permita instalarse como una figura política nacional y obligar a tomar la agenda de los movimientos sociales por parte de UxP de cara a octubre para contener estos votos.

Descargar la nota en pdf