Patricia Bullrich, el efecto mariposa

Por Agustín Ortiz y Paula Brankevich

Con una interna que parte aguas hacia el interior de Juntos x el Cambio, Patricia Bullrich asegura su precandidatura bajo el liderazgo, el orden y la decisión. ¿Con qué recursos de poder cuenta y cómo se posiciona en base a ellos de cara a las PASO?

Imagen: www.infobae.com.ar

Edward Norton Lorenz es conocido por desarrollar el concepto de “efecto mariposa” en 1963, al explicar cómo pequeñas diferencias en una sola variable tienen efectos profundos en la historia posterior de un sistema. ¿Y qué puede esto tener que ver con una nota de actualidad política?


En unos meses, en las elecciones generales o en el ballotage, el espacio ganador de esta contienda electoral definirá el devenir de las y los argentinos por, al menos, los próximos 4 años. Es fácil imaginar las diferencias entre la victoria de Juntos por el Cambio y Unión por la Patria. Pero cuando pensamos en este 13 de agosto, tenderíamos a creer que las repercusiones para la Argentina de las y los ganadores de las internas deberían ser menores,

que existe una base de consenso dentro de cada espacio de qué es lo que se necesita para solucionar los problemas que nos aquejan.


Sin embargo, la interna en JxC en estas PASO 2023 nos invita a preguntarnos ¿son realmente tan pequeñas las diferencias entre sus candidatos? ¿o puede acaso un voto entre millones generar grandes cambios en nuestro sistema político?


A pesar de declaraciones del actual jefe de gobierno porteño en las que expone que tanto él como Patricia Bullrich piensan “similar en qué hay que hacer pero no en cómo hacerlo”, la interna se parece más a un campo minado que a una disyuntiva para definir quien implementa el plan de gobierno.


De acuerdo con esta declaración, la diferencia radicaría solo en la velocidad en la que se aplicaría un “cambio profundo hacia el interior del sistema político”: mientras Larreta se presenta como el candidato del consenso, Bullrich encara los spots publicitarios y las notas televisivas bajo las consignas de «liderazgo y decisión» para tomar las medidas que sean necesarias. Sin embargo, cuando se analizan más detenidamente sus declaraciones, no es el tiempo ni el único ni el mayor punto de desencuentro entre las precandidaturas.


Vale la pena entonces analizar no sólo qué propone cada lista sino qué herramientas tienen para lograr implementar sus planes de gobierno. En este caso, analizaremos qué recursos de poder tiene a disposición Patricia Bullrich o cuales puede llegar a obtener durante su mandato para ejercer su liderazgo.


Patricia Bullrich Luro Pueyrredón es una precandidata presidencial con una extensa trayectoria política que data de más de cuatro décadas. Desde sus inicios en la JP, el PJ con Ítalo Luder para la recuperación democrática, el menemismo en los ’90, las alianzas con Ricardo López Murphy (Recrear) y los ministerios ocupados bajo el gobierno de Fernando de la Rúa, hasta su actualidad en JxC. Sin embargo, parece ser este último espacio fundado por Mauricio Macri allí donde Bullrich ha logrado conformar su liderazgo. Tras sus funciones como Ministra de Seguridad del gobierno de Cambiemos, Patricia Bullrich fue nombrada presidenta del Pro, un cargo que le permitió tomar protagonismo y conformar un perfil político que la fue diferenciando cada vez más de su actual contrincante Horacio Rodríguez Larreta.


Este extenso recorrido y el uso inteligente de los lugares ocupados para afianzar su liderazgo político denota un hábil uso del recurso de poder (RP) de estrategia política por parte de la precandidata; e influye directamente sobre su relación con las instituciones estatales. Durante su cargo como ministra de Seguridad, Patricia Bullrich ha trazado profundos lazos con las Fuerzas Armadas y con las demás fuerzas de seguridad como la Policía y la Gendarmería. Sus posiciones a favor del caso Chocobar con un apoyo explícito al policía bonaerense acusado y su rol en defensa de la Gendarmería durante la desaparición y muerte de Santiago Maldonado han dejado asentado un claro manejo de este RP.


Desde el plano de las propuestas, no oculta sus deseos de militarizar Argentina. «Vamos a plantear un comando conjunto que empiece a operar el 10 de diciembre, vamos a cambiar las leyes para que el territorio esté rodeado con fuerzas federales o con fuerzas armadas; si hacen falta las vamos a traer», expresó en Rosario durante el cierre de campaña de Carolina Losada. De hecho, las propuestas de orden y coraje acompañado del lema «La Fuerza del Cambio», constituye todo un guiño a las fuerzas mencionadas.


Un tercer RP que permite perfilar a la candidata es el social. Tanto por su pertenencia de clase como partidaria, Bullrich cuenta con un amplio apoyo empresario expresado pública y económicamente. Son conocidas las cenas millonarias organizadas a modo de colecta de fondos y sus discursos en eventos como el de la Sociedad Rural Argentina.
Sus propuestas son consistentes con su base de apoyo. Tal como destacó en la cumbre empresarial del Llao Llao, las promesas de Bullrich giran en torno a salir del cepo, lograr equilibrio fiscal, simplificar el sistema tributario y aplicar una reforma monetaria y laboral.
El cuarto RP a tener en cuenta es el financiero. En parte, es un recurso que deberá buscar y una de sus promesas de campaña es su estrategia para conseguirlo. Para lograr las propuestas ya mencionadas, la precandidata de JxC afirmó que buscará un nuevo acuerdo con el FMI para «blindar de dólares al Banco Central y liberar al cepo».

Esto último se vincula directamente con el RP Internacional. La precandidata no ha perdido la oportunidad de acercarse al país con la mayor cuota de votos dentro del organismo crediticio, entre otras características geopolíticas, cada vez que ha existido la posibilidad. De hecho, uno de los actos más grandes en el marco de su despedida como ministra de Seguridad fue en homenaje y agradecimiento a los organismos de seguridad y espionaje de los Estados Unidos por su colaboración en la lucha contra el narcotráfico. Más cercano en el tiempo, a inicios de 2023, Bullrich presentó ante la Administración para el Control de Drogas (DEA) estadounidense una solicitud de captura para Nicolás Maduro, quien estaba invitado a participar de la Cumbre de la CELAC en Argentina.


La precandidata tiene también aceitados vínculos con referentes de la derecha hispanoamericana. Este año, fue por primera vez parte de la 16° edición del Foro Atlántico de la Fundación Internacional para la Libertad, ocasión en la que participaron también diputados del PP de España, Álvaro Vargas Llosa (hijo del famoso escritor), Felipe Calderón, ex mandatario de México, Sebastián Piñera de Chile, y Santiago Peña, presidente electo de Paraguay.


También ha sido destacada internacionalmente en el marco del conflicto entre Rusia y Ucrania. En junio de este año, el presidente ucraniano viralizó un video con mensajes de solidaridad de personalidades de todo el mundo en el que se muestra un tweet de Patricia Bullrich. La precandidata, junto con Rafael Mariano Grossi, Director General del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), fueron los únicos latinoamericanos incluidos.


A pesar de los apoyos internacionales, quien definirá el destino de Patricia Bullrich es el pueblo argentino. Aunque faltan unos días para las elecciones, las instancias provinciales y municipales que ya tuvieron lugar en este calendario electoral nos permiten aproximarnos a su RP de apoyo popular ciudadano.


Este recurso se mide de acuerdo al potencial voto a su propia figura o a candidatos de su espacio dentro de la interna. En referencia a su intención de voto, la mayoría de las encuestas ubican a Bullrich en un empate técnico con Rodríguez Larreta, con variaciones porcentuales de hasta 3 puntos entre uno y otro precandidato, lo que a veces también se cuenta como margen de error de la muestra. A ocho días de las elecciones, la consultora Opina Argentina asegura que Bullrich se encuentra empatada con Rodríguez Larreta en 16%. Es preciso recordar que una mínima variación decimal en el escrutinio final define al candidato y esta relación de primus inter pares con el Jefe de Gobierno porteño se deducirá el próximo domingo.

En el ámbito subnacional, las últimas elecciones provinciales y municipales indican que los candidatos más significativos que apoyó Bullrich han sido derrotados. Primero fue el turno de Carolina Losada en Santa Fe. La periodista y precandidata hizo campaña de la mano de Patricia Bullrich y perdió la interna tras acusaciones al candidato ganador y declaraciones que causaron polémica.

Otro candidato a quien Bullrich apoyó y perdió fue Rodrigo de Loredo. El diputado nacional de JxC por Córdoba se postuló de candidato a intendente de la ciudad de la Docta y cayó derrotado ante el peronista Daniel Passerini.

En síntesis, este análisis consiste en presentar el liderazgo político de Patricia Bullrich, no según atributos personales sino con relación a la posesión o falta de recursos que le permitan construir poder. A días de las PASO, el limitado control sobre su RP de apoyo ciudadano genera un empate técnico que tiene a la ciudadanía en vilo respecto del resultado de la interna. Un voto de diferencia, como el aleteo de una mariposa en Brasil, puede generar un cambio trascendental en nuestro futuro democrático… Y el seguimiento de estos recursos resultará, por tanto, crucial para analizar las posibilidades de lograr una victoria en las instancias venideras.

Descargar nota en pdf